Madrid 2016

Me llamo Beatriz, nací en el mediterráneo por lo que mi corazón está dividido entre Madrid y Alicante.

Comencé mis estudios de fotografía en Efti Valencia, una de las escuelas más prestigiosas de fotografía de España, teniendo la suerte de estudiar con eminencias de Magnum Photos y con grandes fotógrafos del panorama español como Alberto García Alix y Miguel Oriola entre otros.

En el 2006 decidí continuar mis estudios en Madrid en la escuela CEV. También teniendo la suerte de formarme con profesionales increíbles, con una calidad humana excepcional y con gran experiencia en el campo de la formación y en el campo profesional. Continuo en constante formación, el verano pasado realicé un workshop con la Australiana Barb Uil de Jinkyart. Desde el 2009 hasta hoy me dedico a la fotografía profesional en cuerpo y alma. Es mi pasión y mi manera de ganarme la vida, no concibo la vida de otra manera y me encanta definirme a mi misma “generadora de recuerdos”.

Gracias por pasarte por aquí y leer mis palabras.

DF_109

 

Dicen de mí

Ella me parece que posee aquello que todo profesional soñamos y es el hecho de poder unir pasión y trabajo.

Mantiene una parte muy tierna del carácter de los niños y es su capacidad de sorprenderse, de entusiasmarse, la sensibilidad ante la belleza, el color y la ternura del lado más humano de la vida.

Le gusta jugar e imaginarse un mundo infantil lleno de belleza y de sensibilidad que expresa en sus fotografias, que llegan a alcanzar una atmósfera mágica y con detalles muy propicios al mundo infantil y de la maternidad. Todo ello con una gran profesionalidad adquirida gracias a sus estudios y al trabajo desarrollado pero también, a su gran sensibilidad, cuidado por el detalle y ternura. Sabiendo sacar aquello que busca en las personas a las que fotografía.

L.C.

——–

Quizás los momentos que más fielmente recordamos de nuestros amigos sean aquellos en los que más hemos aprendido. Ya tenía preparado el decorado, los complementos y la luz pero cuando empezó la sesión el niño se puso a llorar. De repente olvidó la cámara y el trípode. Olvidó los nervios que se dan al inicio de cada sesión y cogió al bebé en brazos transmitiéndole tanta ternura que se calmó al instante. Se acababa de producir uno de esos momentos en los que una vez más alguien te demuestra que la fotografía no es sólo saber encuadrar o colocar bien la luz. La fotografía es cariño, es el cuidado de las cosas, es dedicación. Y ella, sin darse cuenta, me lo estaba mostrando.

Es una persona generosa, alegre y con un inmeso cariño hacia lo que hace y hacia los suyos. No le
gusta ver a la gente triste y no dudaría en dejar lo que está haciendo para alegrarte aunque sea un
poquito. Sus fotos no son más que un espejo en el que ella se mira, como Alicia en aquel país,
sonriente, juguetona y tierna; e impregnándolas de una delicadeza y sensibilidad que llegan a sorprender.

¿A quién no le gustaría visitar El país de las maravillas? Pasen, confíen y sueñen. Ella les guiará…

J.E.S.A

——–

Gracias Bea, por tu cariño y delicadeza en la sesion de fotos de Vega. Encantados de que hayas contado con ella para inaugurar tu blog.
Te deseamos lo mejor.

MP.A.M

——–

Un millón de gracias Bea. La sesión fue divertidisima. Te portaste genial con mis hijos. Sólo he visto esta foto de momento, pero estoy completamente segura de que harás más reportajes a lo largo de la vida d mis hijos.
Altamente recomendable para todos aquellos q no la conozcáis. 
Besitos

C.C.M

Si quieres leer más opiniones de mis clientes sobre mi trabajo aquí puedes hacerlo.